Date Archives

julio 2012

Una ciencia laica

Ya ayer leía extrañado la noticia, pero la portada de hoy de un periódico nacional me ha horrorizado. Maldito el que (por error) puso la palabra Dios donde no debía. Por lo visto incluso ha aparecido en informativos en televisión… un obispo dando su opinión acerca del último gran descubrimiento de la ciencia.

Personalmente que en portada de un periódico de tirada nacional aparezca la opinión de este señor me parece igual de relevante que si hubiesen publicado la opinión de la vecina del 1º derecha, o la de cualquier futbolista o personaje de la prensa rosa. Y también despierta en mi el mismo interés. Incluso la anécdota de “me parece que he perdido 100 dólares” de Stephen Hawking hubiese resultado mucho más relevante.

Entre ayer y hoy mucha gente ha escrito sobre el tema, pero no me resisto a dar mi opinión personal.

¿Qué o quién le ha dado a la Iglesia la autoridad para que su opinión acerca de algo así pueda ser portada?
Pues resulta que un error de “traducción” es el culpable de todo. Gran parte de la fama mediática que ha tenido este descubrimiento se debe al rimbombante nombre de “Partícula de Dios”. Y este nombre no es el que el científico quiso publicar, ni mucho menos.

Un corrector mojigato no vio correcto usar el término “Goddamn Particle”, algo así como “maldita partícula” o “dichosa partícula”, y lo cambió por “God Particle”, que sería “Partícula Dios”; y de ahí a “La Partícula de Dios” hay un saltito de nada. Pero maldito sea (DAMN!!!) el saltito y el término.

Si bien es cierto que la atención mediática es buena, la atención por los motivos equivocados NO lo es. Resulta que por utilizar la palabra Dios fuera de contexto se ha invitado a que se opine de ella en ámbitos completamente ajenos a la física teórica; y que se le pregunte a los estamentos religiosos qué opinan acerca de algo de lo que no están en absoluto preparados para emitir una opinión relevante (aunque igual me equivoco yo y hay clérigos expertos en física).

Así que como respuesta a Juan Antonio Martínez Camino que dijo eso de “llama la atención que los físicos hablen mucho de Dios –cuando se refieren a la partícula de Dios– al tiempo que algunos dicen que en la ciencia no hay lugar para Dios”:
Los científicos no han metido a Dios en esto… eso es culpa sobre todo de cierta prensa “científica”. Los científicos son muy, MUY, cuidadosos de no meterse (y menos oficialmente) en el ámbito de lo teológico. Mucho más cuidadosos de lo que son muchos otros estamentos de meterse en temas de los que no tienen ni idea.